viernes, 10 de marzo de 2017

PRIMAVERA

Bajo al lugar de enfrente, donde la vida de los otros y el mar...
En el camino veo flores ('cojamos flores, cógelas tú y déjalas / en tu regazo', Lidia: ven a sentarte conmigo, Pessoa)...
Y veo margaritas... Junto a la rosa, la margarita es mi flor preferida...
Sí, ya llegó la primavera a esta parte del sur; al lugar de enfrente, donde la vida de los otros y el mar...
CUANDO VENGA LA PRIMAVERA,
si ya estuviera muerto,
las flores florecerán de la misma manera
y los árboles no serán menos verdes que en la primavera pasada.
La realidad no precisa de mí.
Siento una alegría enorme
al pensar que mi muerte no tiene importancia alguna.
Si supiera que mañana moriría
y la primavera fuera pasado mañana,
moriría contento, porque ella sería pasado mañana.
Si ese es su tiempo, ¿cuando habría de venir sino en su tiempo?
Me gusta que todo sea real y que todo esté bien;
Y me gusta porque así sería, incluso si no me gustase.
Por eso, si muriera ahora, moriría contento,
porque todo es real y todo está bien.
Pueden rezar en latín sobre mi ataúd, si quieren.
Si quisieran, podrían bailar y cantar alrededor.
No tengo preferencias para cuando ya no pueda tener preferencias.
Lo que fuera, cuando fuera, es que será lo que es.
Fernando PESSOA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios