lunes, 6 de marzo de 2017

LA SEMPITERNA ESPAÑA DE LOS ESPAÑOLES

La España eterna no cambia: basta pensar distinto al vecino, al amigo, al compañero, al familiar incluso, para que nos crucifique y/o nos evite...
Tenemos tan poca tradición democrática y tan poco respeto a los otros, que basta sólo pensar de otra manera en un momento determinado para poner en cuestión hasta los afectos hacia aquellos...
Pessoa decía que "sentir es comprender y pensar es errar"... Quizás somos tan débiles que creemos que pensar como pensamos es un valor superior al sentir lo que sentimos... En cualquier caso, sólo produce una infinita melancolía la caída de fervores sin apenas motivos. O quizás es que nunca hubo el suficiente fervor, esa sutil forma del afecto...
Sea como sea, es una infinita, inaceptable e irreparable tragedia que sólo el tiempo, la medicina de los errores, curará...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios